domingo, 12 de mayo de 2013

El silencio de los canallas

Ya le hemos dedicado algún comentario, en este blog, a ese alarde de democracia y respeto a la ciudadanía que se llama "silencio administrativo". En esta ocasión tenemos la respuesta   Tribunal Constitucional que obliga a la Generalitat a notificar personalmente a quien deniegue una prestación que haya solicitado en amparo a la ley de Dependencia. El alto tribunal ha declarado inconstitucional la disposición adicional número once de la ley de Presupuestos de la Generalitat de 2008 que rezaba: "en los procedimientos para el reconocimiento de la situación de dependencia y del derecho a las prestaciones del sistema valenciano para las personas dependientes, el vencimiento del plazo máximo sin haberse dictado y notificado resolución expresa determinará la desestimanción de la solicitud formulada por silencio administrativo". Como toda asunción de responsabilidades el  Consell responde que ya rectificó esta norma en 2009, sin mayor rubor, una decisión que todos sabiamos  era incontitucional, incluidos aquellos que se empeñaron en imponerla en contra de todo y de todos. Ahora una vez más se "salen de rositas"  y solamente han tenido que decir donde dije digo digo diego y me quedo tan ancho. En fin el tema ya no da más de si, si no fuera porque es la pauta habitual de un Gobierno que ejerce su poder a la fuerza y cuando se demuestra la ilegalidad de las acciones se limita a mirar hacia otro lado. En este caso, dada la gravedad del tema, la forma tan alegre en la que se ha aplicado y la  impunidad con la que han actuado, sin duda, se merecen la referencia cinemátográfica que da título a este comentario.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios no están sometidos a ningún tipo de censura previa. Esperamos respeto en ellos.

Gracias por participar.