domingo, 14 de abril de 2013

OBITUARIO O ALGO ASI




            Suele ser habitual dedicar unas palabras de despedida cuando alguien fallece y más si se trata de una persona relevante que ha tenido un cierto grado de notoriedad . Acaba de fallecer Margaret Thatcher, en un primer momento se han lanzado en tromba todos los gacetilleros más conservadores de este país, aprovechando el impacto y la sorpresa de la noticia para realizar sus propuestas de hagiografía destacando sus logros como dirigente de finales del siglo pasado. No cabe duda que gran parte de los méritos que le atribuyen fueron ciertos, su capacidad de unir a los más conservadores del planeta, su empeño por reverdecer viejas glorias imperiales de los británicos también, pero no se puede hacer un análisis exacto sin entrar en las luces y las sombras de un personaje que tuvo mucho de lo segundo. Una de sus consignas más exitosas, su martillo antieuropeista provocó distanciamientos innecesarios, invocando aquella máxima utilizada durante la segunda guerra mundial de “aislar al continente”.También ha pasado a la historia por su furibundo ataque al conocido como Welfare Estate, un modelo de organización social que se había acuñado, precisamente en Inglaterra al finalizar la segunda contienda mundial y que Tattcher puso en el punto de mira desde el primer minuto de su mandato, pero esta tarea no la realizó en solitario, contó con importante ayuda desde el otro lado del océano, la escuela de Chicago le ofrece soporte necesario, economistas que ponen en cuestión las teorías keynesianas, las grandes multinacionales que observan con preocupación los avances del Estado en la vieja Europa desplegando toda su artillería dialéctica frente a las bondades de las políticas de bienestar, y sobre todo la política norteamericana con dirigentes como Ronald Reagan que suponen el impulso necesario para cerrar un circulo con el que ahogar una forma de organización que había conseguido niveles de bienestar, cohesión social y crecimiento económico que no se había conocido hasta ese momento. Pues bien la primera piedra de ese desmontaje al que ahora estamos asistiendo la coloco la recientemente fallecida, los actuales lodos proceden de aquellos polvos, descanse en paz Margaret Tatcher y también el Welfare Estate.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Los comentarios no están sometidos a ningún tipo de censura previa. Esperamos respeto en ellos.

Gracias por participar.